OD. CLAUDIA SIMOZA1,2

  1. Odontólogo. Universidad Central de Venezuela. Caracas, Venezuela.
  2. Fellowship Program  in Periodontic Dentistry. Texas University. Houston Dental  School. 

Resumen

Desde finales de los años 60 los materiales sintéticos a base de vidrio bioactivo han sido utilizados como material de substitución óseo para tratar defectos de hueso periodontal y para tratar alveolos post extracción, observándose buenos resultados clínicos de cicatrización. 

Palabras claves: sustitutos óseos sintéticos, injerto óseo aloplástico, vidrio bioactivo, regeneración periodontal.

Introducción 

Los sustitutos óseos a base de vidrio bioactivo son injertos aloplásticos , un compuesto de vidrio cerámico cristalino con una composición a base de óxidos de silicona, sodio, calcio, y fósforo en una base de silica. Una vez estos materiales se ponen en contacto con fluidos corporales actúan adhiriéndose tanto a tejidos blandos y tejidos duros a través de un intercambio sobre las capas de fosfato de calcio y sílice formadas por medio de una serie de reacciones de cambios iónicos y que guían una respuesta celular en la interfase vidrio-hueso. 

Su principio biológico es de osteoconducción, es decir, sirve de andamiaje permitiendo que el hueso nativo crezca a lo largo de su superficie desde el borde del defecto hacia el centro, provocando una reparación/regeneración de los tejidos periodontales. 

El propósito de este reporte de caso es mostrar las bondades de los injertos de reemplazo óseo de vidrio bioactivo en la reparación de los tejidos periodontales a largo plazo.

Desarrollo del caso

A continuación caso clínico realizado en 1996, con último control periodontal en el año  2016. 

Se trata de un paciente masculino de 26 años de edad, con un defecto óseo periodontal vertical-circunferencial a nivel del diente 1.2, generado por un traumatismo que sufrió el diente, debido a un golpe fuerte durante un juego de baloncesto. El paciente refiere que durante una época sintió molestia en el diente, luego dejó de sentirla pero observaba que se incrementó la movilidad del diente a través del tiempo, por lo que lo motivó a asistir a consulta odontológica.

A la evaluación clínica se observó aumento de volumen del tejido blando, con exudado sanguinopurulento, movilidad dentaria grado II, y necrosis pulpar. El sondaje periodontal fue de 12 mm en distal y bucal del 1.2 y el nivel de inserción clínica también  de 12 mm. En la radiografía se analizó una imagen radiolúcida compatible con pérdida ósea severa. 

blank
Foto vista frontal

El plan de tratamiento inicial consistió en ejecutar la fase de raspado y alisado radicular en el diente 1.2 ; posteriormente un tratamiento de conducto y 8 semanas post endodoncia se realizó una cirugía periodontal regenerativa, utilizando un sustituto óseo sintético bioactivo.

Se elevó un colgajo de espesor total vestibular con incisiones verticales divergentes hacia la línea mucogingival para lograr total acceso hacia el defecto óseo,  conservando las papilas interdentales. Se realizó desbridamiento del tejido granulomatoso existente y nuevamente raspado y alisado de la superficie radicular del diente 1.2 utilizando curetas periodontales y puntas ultrasónicas, y se procedió a realizar el relleno del defecto óseo con el material de injerto óseo aloplástico seleccionado. 

blank
Defecto óseo vertical-circunferencial
blank
Material de Injerto óseo aloplástic

Posteriormente, se suturó el colgajo vestibular con técnica de sutura interrumpidas  simples,  tipo de sutura reabsorbible sintética  de ácido poliglicólico. (Vicryl). Se dieron indicaciones con antibiótico por vía sistémica (doxiciclina 100 mgs comenzando 1 hora antes de la cirugía y continuando 10 días después de la cirugía) y se indicó el uso de enjuague bucal de clorhexidina al 0.12 % dos veces al día por 14 días. Se realizaron controles postoperatorios a los 7 días  y a las 4 semanas. Luego se establecieron controles periodontales con seguimiento del caso durante 20 años.

 

blank
Sutura interrumpidas simples

 

blank
Control postoperatorio

 

blank
Rx control postoperatorio

 

Discusión

La regeneración periodontal es definida como la restauración completa de los tejidos perdidos logrando su arquitectura y función original a través de una serie de eventos cruciales en el proceso de cicatrización asociados con su desarrollo. 

Numerosos estudios en animales de experimentación, histológicamente han demostrado la nueva formación de ligamento periodontal, hueso alveolar y cemento radicular a partir de técnicas quirúrgicas regenerativas aplicadas en defectos periodontales 2, 7 . El interés sobre los injertos de reemplazo óseo surgió con el deseo de rellenar un defecto intraóseo o un defecto de furcación en lugar de eliminar hueso intacto para corregir dichos defectos, que compromete el soporte óseo de dientes adyacentes 1

Dentro de los injertos de reemplazo óseo descritos en la literatura científica utilizados en periodoncia con fines regenerativos tenemos: 

1.- Injertos óseos autógenos (tejido propio del paciente), 

2.- Aloinjertos óseos (tejido obtenido de otro ser humano no relacionado genéticamente con el receptor), 

3.- Xenoinjertos óseos (tejido tomado de un donador de otra especie),

4.- Injertos óseos Aloplásticos (de origen sintético, es decir, creados a partir de sustancias químicas que desencadenan reacciones biológicas biocompatibles) 7.

El injerto de reemplazo óseo ideal debería ser aquel capaz de desencadenar osteogenesis, cementogenesis y la formación de un ligamento periodontal funcional, cualidad que solo se le ha atribuido al injerto óseo autógeno 7. Sin embargo, otros tipos de injertos de reemplazo óseo, aunque no aportan ningún elemento celular, básicamente son materiales de relleno inertes, proporcionan osteoconducción, es decir, sirven de andamiaje permitiendo que el hueso crezca y se deposite internamente, mejorando significativamente la profundidad de sondaje y el nivel de inserción clínica 2, 4, 9 .

El material utilizado en este estudio, fue un injerto de reemplazo óseo sintético de vidrio bioactivo que se utilizó en este caso clínico para tratar el defecto óseo vertical-circunferencial a nivel del 1.2. Este substituto óseo tiene una tamaño de partícula que oscila entre 90 a 710 micrones lo cual facilita su manipulación y empacado dentro del defecto óseo 3, 5. Estudios experimentales en animales, donde se crearon defectos quirúrgicamente, un 68% de reparación ósea fue obtenida con nueva inserción, cuando se utilizó este tipo de injerto de reemplazo óseo 4, 6.

Por otro lado, ha sido demostrado que tiene propiedades hemostáticas y la posibilidad de que este reemplazo óseo sintético de vidrio bioactivo no tan solo actúa como osteoconductor sino que también pudiera actuar como barrera, retardando el crecimiento interno epitelial 4, 6, 8.

Los resultados clínicos obtenidos en este reporte de caso clínico así lo confirman observando mejoras significativas en la profundidad de sondaje, nivel de inserción clínica y movilidad dentaria, además de observar radiográficamente un revelador relleno de tejido óseo que se ha mantenido a largo plazo.

Conclusiones

En la actualidad, existen diversas presentaciones de materiales para realizar regeneraciones óseas, sin embargo es importante conocer los estudios que ponen en evidencia la calidad de los productos a lo largo del tiempo y de vital relevancia el manejo adecuado de los mismos, logrando así la restitución de los tejidos de soporte para mejorar la salud periodontal de los pacientes.

Los materiales de injertos de reemplazo óseo sintéticos representan una alternativa eficaz en el tratamiento de defectos periodontales causados por la periodontitis u otra razón infecciosa –destructiva. De acuerdo con los reportes científicos, los resultados obtenidos con el uso de injertos óseos sintéticos de vidrio bioactivo son comparables con aquellos logrados con el uso de aloinjertos y xenoinjertos. La disponibilidad y la seguridad biológica son beneficios agregados. 

Las indicaciones para la utilización de estos materiales es decisión del clínico basado en la evidencia. Se recomienda aumentar los casos de estudio con respecto al uso de estos injertos óseos sintéticos de vidrio bioactivos para tomarlo en cuenta en futuras regeneraciones óseas.

Bibliografía

1.-Hench LL, et al;: Bonding mechanisms at the interface of ceramic prosthetic materials. J Biomed Mater Res Symp 1972.

2.-Amler MH. Osteogenic potential of non vital tissue and synthetic implant materials. J Periodontol 1987. 

3.- Schepers E.; et al:  Bioactive glass particles of narrow size range: a new material for the repair of bone defects. Implant Dent 1993.

4.- Fetner AE, et al: Periodontal repair using Perioglas in non-human primates: clinical and histologic observations. Compendium Contin Educ Dent 1994.

5.- El-Ghannam A; et al: formation of surface reaction products on bioactive glass and their effects on the expression of the osteoblastic phenotype and the deposition of mineralized extracellular matrix. Biomaterials 1997.

6.- Forum SJ; et al: comparison of bioactive glass synthetic bone graft particles and open flap debridement in the treatment of human periodontal defects. A Clinical study. J Periodontol 1998.

7.- Wikesjo UE., Shelving K.: Periodontal wound healing and regeneration. Bone and bone substitute. Periodontology 2000. 1999.

8.- Sohrabi K; et al: An evaluation of bioactive glass in the treatment of periodontal defects: a meta-analysis of randomized controlled clinical trials. J Periodontol 2012.

9.- Bodhare G, et al;: clinical and radiographic evaluation and comparison of bioactive bone alloplast morsels when used alone and in combination with platelet-rich fibrin in the treatment of periodontal Intrabony  defects. A randomized controlled trial. J Periodontol 2018.

Otros artículos relacionados

Comentarios